Usos de repelentes con dietiltoluamida (DEET) en pediatría

Consejos útiles para padres para saber como actuar frente a las luxaciones

Premio Alfonsina 2007

Vida Cotidiana (prevención de accidentes o lesiones por causas externas)

Al fuego no hay que temerle sino respetarlo (pirotecnia)

Diálogos con la Comunidad. Tema: “Lesiones por causas externas o los mal llamados “accidentes”: su prevención, un cambio de actitud"

Avulsión dentaria



Avulsión dentaria

¿Qué es la avulsión dentaria?

La avulsión dentaria es la expulsión de un diente por una causa traumática como puede ser la caída de una bicicleta, un tropezón o golpes a la altura de la base de la nariz ocasionados por juegos violentos o la práctica de algunos deportes sin protector bucal.

La avulsión puede ocurrir tanto en los dientes temporarios como en los permanentes. La diferencia es el tratamiento, ya que los temporarios no se reimplantan.

Cuando ocurre la avulsión de un diente estamos ante una emergencia.

Se debe actuar con tranquilidad y rapidez, de esto depende el éxito del tratamiento ya que un diente reubicado dentro de los 30 minutos tiene mayores posibilidades de reinsertarse con éxito.

¿Qué hacemos ante la avulsión de un diente?

Hay algunos pasos a seguir que son muy sencillos y fundamentales para el éxito del futuro tratamiento:

  1. Recuerde que es una Emergencia, por lo tanto se debe actuar con rapidez pero sin perder la calma.
  2. Se debe buscar el diente. Una vez que se lo encuentra se lo debe tomar por la corona y no por la raíz, porque de esa manera no se lastima el ligamento periodontal, que es un tejido pegado a la raíz y es el que une al diente con el hueso alveolar. Sus células pueden mantener la vitalidad de acuerdo al medio de almacenaje. El otro tejido que se daña cuando el diente es expulsado de la cavidad que lo aloja es la pulpa dentaria, la cual se necrosa por la falta de circulación en un 99% de los casos y esto obliga a su extirpación.
  3. Lavarlo con agua. No se debe cepillar ni usar detergentes y/o desinfectantes, para no lastimar el ligamento periodontal y no agregar un daño adicional a este tejido.
  4. Guardarlo en un medio húmedo para mantener la vitalidad del ligamento periodontal. En niños grandes y adultos que comprenden y colaboran con este procedimiento se puede almacenar la pieza en la boca del paciente. Si el niño es pequeño o el adulto es aprensivo, se corre el riesgo que se lo trague, por lo que es mejor ponerlo en un vaso de agua o leche. Está última es un muy buen medio de preservación porque tiene la misma presión osmótica que la pieza dentaria, es pasteurizada, libre de gérmenes y de fácil disponibilidad.
  5. Concurrir al odontólogo en forma inmediata para qué decida qué tratamiento se debe realizar.

EN SÍNTESIS PARA SALVAR UN DIENTE AVULSIONADO DEBEMOS ACTUAR DE LA SIGUIENTE MANERA:

1. Tomarlo por la corona; no tocar la raíz.
2. Lavar la raíz con agua.
3. Colocarlo en leche
5. Buscar el odontólogo más cercano.

La Dra. Lucía Blanco, autora de este aporte, es especialista en Endodoncia y Traumatología Bucal y consultora de trauma bucal.
e-mail: lucy.blanco@fibertel.com.ar

 

   

Acuerdos y Convenios